Qué poco hemos aprendido del valor de vivir en paz

Por Satarsa - 20 de Julio, 2005, 12:33, Categoría: Alimentos y bebidas

Tomado del Periódico La Opinión, de Pergamino, Pcia. Bs. As.
Fecha incierta - http://www.laopinion-pergamino.com.ar/


Hoy se realizan comicios que mantienen su expectativa en el mundo entero por las más diversas razones. Amores y odios entre países se mezclan a la espera de los resultados de las presidenciales norteamericanas, donde curiosamente los sondeos otorgan una paridad casi mágica entre George Bush y John Kerry. De modo que no hay posibilidades reales, a la distancia, de hacer pronósticos sobre triunfos y derrotas con base científica.
Sí es un dato de la realidad que el eje de campaña más importante, central diríamos, de ambos candidatos, fue la guerra de Irak. Una situación que para Bush fue más cómoda que para Kerry, habida cuenta que el presidente defendió a capa y espada su posición invasora, en tanto que el demócrata tuvo que navegar entre apoyos y críticas a la acción bélica desatada desde su propia nación, bajo la doctrina de la "guerra preventiva".
Ahora bien, si nos ubicamos en un plano que excede a los países y a su contingencia, podemos observar al mundo y su historia como una sucesión de períodos de paz, enmarcados en guerras globales, es decir que involucraban a la mayoría de las regiones de cada época.

Los grandes imperios de la edad antigua se construyeron en base a combates, luchas y feroces dominaciones de pueblos más evolucionados bélicamente sobre otros más pacíficos o menos desarrollados. Los griegos, los persas, luego los romanos tuvieron su período de gloria, los otomanos en su caso. Y entre pequeñas y grandes luchas, la Edad Media encuentra a Oriente y Occidente enfrentados en "Las Cruzadas", una suerte de guerra de carácter religioso, que escondía también en el fondo ansias expansionistas.
En la modernidad, entre muchas contiendas regionales que se produjeron y en las que las grandes potencias de la época se medían jugando detrás de los grupos locales, las dos guerras mundiales marcaron el pulso del siglo XX, una a comienzos y otra en la mitad, dejando una marca imborrable en varias generaciones.
Fueron también las responsables de las enormes oleadas inmigratorias -millones de familias corridas por la miseria que dejaban atrás sus países devastados- que poblaron, en buena forma, entre otros, nuestro territorio.
Después de la segunda gran guerra, Medio Oriente se convirtió en un polvorín, judíos y palestinos viven una lucha sin fin, como la que se mantiene en los Balcanes tras la caída del régimen ruso.
En realidad, la historia de la humanidad, que tanto ha evolucionado en otras esferas, no ha encontrado un espacio para la paz duradera, como si un mandato inquebrantable, una sed de dominio, la llevara tras determinados períodos de tiempo, indefectiblemente, a la guerra.
Tras la Segunda Guerra Mundial, caída Alemania y dividida tras el Muro de Berlín -el mayor símbolo de la posguerra-, Rusia y Estados Unidos fueron los ejes de un mundo bipolar.
La Guerra Fría fue la impronta del mundo desde mediados a fines del siglo XX, una especie de equilibrio -siempre al borde del estallido- entre ambas potencias.
Eran las épocas en que los espías de los dos países estaban a la orden del día y se preparaban los desfiles militares sólo para amedrentar al contrincante. El mundo estaba en vilo pensando en aquel dichoso teléfono rojo (¿habrá existido alguna vez?) que decían que usaban rusos y norteamericanos ante una crisis que podía llevarlos a la guerra. Las leyendas de ese entonces decían que se usó para no llegar a un enfrentamiento por Cuba, que hubo algunas llamadas. En fin, había mucho de misterio y fábula en esa Guerra Fría.
La caída de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, Rusia en términos más domésticos, marcó el fin de este período y un mundo raramente unipolar con Estados Unidos como gendarme mundial hacía su aparición.
El Muro de Berlín fue una vez más un símbolo, su destrucción marcó el inicio de este nuevo proceso en el cual Rusia cayó irremediablemente y con ella todos los países satélites se liberaron de su tutela y algunos guerrearon y guerrean todavía por la formación de otros estados.
¿Un mundo unipolar? Sonaba extraño en la modernidad, como retrotraernos a los grandes imperios antiguos en los que una sola nación (no eran técnicamente países en la antigüedad) era el centro del poder.
¿Cómo resultaría para quienes nos habíamos formado en la cultura de las guerras mundiales y en la Guerra Fría esta nueva modalidad?
Lo cierto es que la globalización, como se llamó este proceso de un mundo basado en un eje único, mantuvo unos años de paz gastando todas sus energías en la batalla económica, se terminó de armar el Mercado Común Europeo, China se sumó al concierto del comercio mundial y Latinoamérica lucha por armar un bloque económico que tenga destino más allá del Mercosur.
En fin, el mundo fue adquiriendo una nueva fisonomía.
Hasta que de pronto la guerra irrumpió una vez más, en este caso entre la Alianza angloamericana más España contra Irak y aliados invisibles pero poderosos como son los grupos del terrorismo internacional. De un modo u otro, el planeta se va lentamente involucrando en esta nueva gran batalla, que luego será una página más en los libros de historia.
Como toda guerra tuvo antecedentes y sin dudas tendrá consecuencias, pero el hecho en sí es que, una vez más, el mundo se ve envuelto en estos horrorosos enfrentamientos como si, al fin, no hubiesen pasado los veinte siglos que nos preceden. Como si en definitiva la civilización, tal como la conocemos, sea sólo el avance tecnológico que nos permite atravesar los períodos de paz entre tremendas guerras.
Visto desde el punto de vista evolutivo, podemos afirmar -con tristeza- que la humanidad sigue teniendo bajo la piel la misma sed de sangre y dominio que tuvo desde las épocas históricas.
Hoy será Irak, con sus razones y quienes están a favor y en contra, pero pasará el tiempo y vendrá otra contienda más o menos global.
Desde una perspectiva histórica, podemos decir qué poco hemos aprendido del valor de vivir en paz...

El Blog

Calendario

<<   Julio 2005  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog